Verano, ¿enemigo de los TCA?

2022-06-24T10:35:44+02:00 junio 24th, 2022|TCA, Trastornos conducta alimentaria|0 Comments

Cuando se sufre un Trastorno de la Conducta Alimentaria, la enfermedad es capaz de colarse en muchos ámbitos de la vida de la persona, llegando incluso a no permitirla disfrutar de grandes momentos que aporta el verano y sus vacaciones.

 

Con la llegada del calor también llega la ropa de verano con su mayor exposición del cuerpo. Para las personas con TCA ponerse un bikini puede suponer un momento complicado y muy estresante que genera angustia e inseguridad. Esto es porque estamos bombardeados con información de ese tipo, la famosa “operación bikini” que nos da el mensaje de que la delgadez es fundamental para ser aceptado, tener éxito, tener una buena autoestima…

 

Realmente todos tenemos todo lo necesario para ponernos un bikini o bañador: un cuerpo. La belleza no es cuestión de talla y tenemos que conseguir ir rompiendo esa perfección dando paso a la aceptación de la diversidad. Pero mientras eso ocurre, como desde Citema sabemos que ese momento puede ser muy complicado, te proponemos una serie de consejos para enfrentarte a ello:

  1. Ve poco a poco probándote tu ropa de verano. Si estás en un momento complicado no es necesario que te pongas un pantalón corto o un bikini hoy mismo. Respeta tus límites al tiempo que vas afrontando esos miedos. Ponte ropa fresquita que te haga sentirte tranquilx y ve dando pasos seguros.
  2. Elige buena compañía cuando tengas que exponer tu cuerpo por primera vez, para que sientas mayor seguridad. Seguro que si piensas en la gente de tu entorno tienes en mente ciertas personas respetuosas que valoran a las personas por algo más que el físico.
  3. Recuerda que no tiene que gustarte tu cuerpo ahora para aceptarlo. Puedes aceptar tu tripa aunque no te parezca bonita. Busca ser feliz en lugar de perfecta. El objetivo es lograr que tu autoestima no esté en juego por la forma de tu cuerpo.
  4. Ten buena actitud en el momento de enfrentarte al miedo de ponerte bikini o ropa corta. Repite cada día algo como “mi autoestima es más fuerte que mis inseguridades y miedos”. Cada vez que te expones estás ganando una batalla.
  5. Haz limpieza de cuentas tóxicas en tus redes sociales. Elimina todas las cuentas en las que aparecen cuerpos ideales que hacen crecer tu vulnerabilidad y te hacen compararte más.
  6. No pones sobre cuerpos ajenos. Cuando nosotros juzgamos a otros nos convencemos de que los demás harán lo mismo. Recuerda que el cuerpo no te define, tu talla no te define, tu peso no te define.

 

Desde Citema trabajamos con los pacientes para que esta época del año se pueda disfrutar de la manera más normalizada posible ayudando a pacientes y familiares a desarrollar una estrategia correcta que no contribuya a un deterioro físico ni mental de la persona y fortalezca el vínculo familiar.

Leave A Comment